Hablamos tu idioma... o tratamos al menos.

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 19 de octubre de 2009

¿Ahora te acordás de mí?






Basado en mi experiencia de vida de 5 años atrás... y de esta mañana.






Mirá político, no es que te guarde rencor. Es cierto que la relación que teníamos no era de los grandes amigos, que sólo te estaba prestando un servicio, pero el trato que teníamos... pensé que estábamos en buenos términos. Me acuerdo que nos vimos de cruce en la calle (hace 5 años ya de esto) y me saludaste muy efusivo. Esa misma mañana, a la vuelta de esa misma esquina, también me estrechaste fuerte la mano en presencia de tus colegas, y me palmeaste fuerte el hombro, mientras hablabas a gritos de lo que harías si ganaba tu partido. Yo sólo me sonreía, político. Entonces ese septiembre pasó, y pasó octubre. ¿Te golpeaste la cabeza con algo, político? porque en noviembre nos volvimos a cruzar en la calle, y no me viste. Supuse que como habías perdido, tendrías muchas cosas en qué pensar. ¡Si no te conociera, político, diría que estabas muy ocupado ignorándome!. Nos volvimos a ver, político, en una esquina, donde la luz roja del semáforo obliga a todo el mundo a frenar 15 segundos para que pasen peatones y los de la transversal. Te saludé, pero miraste para otro lado. ¡Claro, estabas muy ocupado pensando en cómo cumplir lo que prometiste, ahora que habías sido electo! Y así pasaron estos cinco años, político. Te volviste prácticamente en un desconocido para mí. Y ahora me dejás en una disyuntiva, político. Porque de buenas a primeras, suena el teléfono de mi casa, y alguien de tu partido, sin decirme quién era, me invitó a tu acto. ¿Recuperaste la memoria, político? Me visitó alguien que trabajaba para vos, político, y muy sonrientes me regalaron un papelito rojo, la siguiente vez uno de tres colores, la última uno blanco y azul.



¡Cuántas atenciones, político! Y nos volvimos a cruzar, porque Salto no es taaaan grande en realidad, y ¡caramba! Me saludaste, ¡y en público! con la misma efusividad de un lustro atrás.



Nos encontramos en el banco (yo pagando, vos cobrando supongo) y ¡de nuevo me saludaste!, y ahora me saludás en donde me ves: en el shopping, en la terminal, en la agencia de ómnibus... ¡qué grande que sos, político! Y en tu charla incesante (perorata según el diccionario), hablás de "nosotros", incluyéndome, diciendo "quedate tranquilo que cuando ganemos..."... cuando ganemos. ¡Qué frase! "Cuando ganemos..." esto o lo otro. Y hoy, nos volvimos a encontrar, y ¡hasta caminaste un trecho para saludarme y palmearme! Político, yo sé que cuando pase el 25 de octubre, no me vas a volver a visitar, no me vas a cortar más en la tele mi programa preferido para decirme que te vote, me vas a dejar dormir en paz un domingo sin jorobarme con un altavoz. Y por sobre todo, estoy seguro, político, que voy a volver a ser un extraño para vos. Te vas a parecer a Drew Barrymore en aquella película en la que se le borraba la memoria. ¿O tal vez aquella en la que Jim Carrey y Kate Winslet se borraban la memoria a voluntad?

En cualquier caso, de todo corazón, Político... me tenés harto. Dejame en paz. ¡Ya estoy deseando que sea jueves, y recién es lunes!.
P.D: Estimado lector, aclaro que cuando le hablo al "político", no lo hago a un político específico, de una agrupación específica, sino a todo el colectivo político de Salto y del país. ¿Y por qué no del mundo? Espero que no se entienda como algo tendencioso.

3 comentarios:

Karina dijo...

Hola Thinker, me parece muy interesante los temas que tratas, muestran la realidad.
Por eso tengo un premio para tí, pasá a buscarlo por mi blog, pienso firmemente que te lo merecés, es más soy una de tus seguidoras (Patokata).
Un beso

Karina
Temas que Importarn y más: http://ventadegaraje-karina.blogspot.com

The Thinker dijo...

Gracia Karina por visitarnos y compartir con nosotros este reconocimiento!!!

El_Hincha dijo...

Jueves 22 de Octubre, 21:10hs... y contando cuanto falta...