Hablamos tu idioma... o tratamos al menos.

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 29 de marzo de 2014

La de "El filósofo Jagger"

Sencillita. Reflexiones para un sábado. Una vez se lo dije a alguien y es hora de aplicarlo yo: no se puede juzgar una vida por un momento. Hay una canción en la que se está animando a un muchacho con mal de amores y se le dice "déjese de pensar que la música es una nota". La música, una canción se compone de muchas notas. Lo mismo la vida. Se compone de muchos muchos momentos, etapas, ciclos. No podemos juzgar una vida por una etapa o ciclo determinado. Hoy lo sé.. de nuevo. Parece mentira pero tenés que vivir ciertas cosas, o revivirlas en mi caso, para darte cuenta de cuál es la lección, la enseñanza. Otro tema, el que inspiró la "disyuntiva" de hoy, es el de Mick Jagger, "You can't always get what you want". Cierto. No siempre podés tener lo que querés. Sabés que serías feliz si tenés eso que querés. O ese alguien que querés al lado. La vida a veces te enseña que las cosas no son tan así. Pero el tema sigue: "Si lo intentas, puedes darte cuenta, que obtienes lo que necesitas."  Hoy como nunca me doy cuenta de lo ciertas de esas palabras. Hoy todo tiene sentido. ¿Por qué hoy? Porque hoy es el día en el que el orden interno que conseguí se exteriorice. Que se haga visible. Hoy es el día de actuar, pero ya no internamente, sino en público. Y digo actuar no en el sentido de fingir, sino de hacer algo. En posts pasados, negué a alguien el "permiso" de usar una ilustración en una disertación. Sencillo, dentro de mi curso de vida trazado, está el de recuperar eso que por tonto perdí. No siempre se puede tener todo lo que quieres. Aprende a discernir que si lo intentas, sólo si lo intentas, tienes lo que necesitas. Yo no tengo toooodo lo que necesito. Pero vaya que lo que necesito para empezar a intentarlo, lo tengo. Hora de tomar acción. No sé qué pasará. Pero sé que si no hago nada, todo seguirá igual. Quiero agradecerle a todos los que están y estuvieron conmigo, por enseñarme qué esperar de la gente y qué no. Por enseñarme que no es sincero cada "amigo", y no es tan distante cada "compañero". Por enseñarme que "hermano" señala más que a alguien que comparte tu sangre. Por mostrarme que puedo ser fuerte y levantarme aun hecho pedazos. Y por ayudarme a ver que sólo en mi interior podía encontrar el valor y la fuerza de seguir adelante a pesar de las pruebas. Por ayudarme a darme cuenta que ya tenía lo que necesitaba. Estoy aquí. Sigo aquí. Sencillamente, gracias.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso mismo, hermano! Liberémonos! Nunca nos importó lo que piense el mundo. Ya saben quiénes somos y cómo somos, y si inventan algo, es su problema. "Que la tormenta ruja" total, el frío del sistema nunca nos molestó.

Dani dijo...

Alguien estuvo mirando Frozen...